WEBQUEST

BIODIÉSEL

INTRODUCCIÓN

TAREA

PROCESO

EVALUACIÓN

RECURSOS

AYUDA

CRÉDITOS


INTRODUCCIÓN

¡¡El petróleo se acaba!!

Estamos asistiendo a la última fase de un increible periodo de desarrollo (y contaminación) basado en el petróleo y otros combustibles fósiles (carbón o gas natural) como fuente de energía. El consumo de petróleo en la actualidad es del orden de 85 millones de barriles cada día. Esta cantidad es tan grande que para hacernos idea de ella es mejor establecer una comparación:

Si apiláramos todos esos barriles (159 litros) sobre la superficie de un campo de fútbol (100 x 60 metros), la pila alcanzaría una altura de unos 3000 metros. Prácticamente la altura de la montaña más alta de la península.

¡¡Y eso cada día!!

Las emisiones de gases que producen los combustibles fósiles están en el origen del efecto invernadero que está sufriendo nuestro planeta. La temperatura global aumenta y asociado a ello aparecen peligros como la subida del nivel del mar, el cambio de patrones climáticos, los desplazamiento de corrientes marinas o la desaparición de especies.

El petróleo empezó a utilizarse a mitad del siglo XIX y durante el siglo XX se convirtió en la principial fuente de energía. El siglo XXI asistirá a su desaparición y al surgimiento de una sociedad que base su progreso en otras fuentes de energía, posiblemente renovables. Entre las energía renovables que hoy utilizamos seguramente conocerás la energía solar (térmica y fotovoltaica), la eólica, la hidráulica o la biomasa. A esta última queremos referirnos.

El término biomasa tiene definiciones más o menos amplias. En sentido restrictivo haría referencia a todo material que tenga su origen en el proceso fotosíntético de las plantas, por ejemplo la madera o el aceite que se obtiene de semillas (soja, colza, girasol, ...). En sentido más amplio podría hacer referencia a materiales de origen animal, o incluso a desechos como los residuos sólidos urbanos o los lodos de depuradoras de aguas residuales.

La obtención de energía a partir de biomasa se ha realizado desde tiempos remotos por medio de su combustión directa (piensa en la leña que se usaba para cocinar o calentar las viviendas). Hoy nos planteamos algo más sofisticado: usar la biomasa como materia prima para obtener combustibles que puedan mover nuestros vehículos. Como supondrás, una parte muy importante del petróleo que consumimos se utiliza precisamente en eso, el transporte. Si consiguiéramos sustituirlo por un combustible renovable de origen biológico se podrían reducir notablemente las emisiones de gases de efecto invernadero. Aquí es donde entra en escena nuestro protagonista: el biodiésel.

No sé si sabrás que, en los coches que utilizamos, actualmente existen dos tipos de motores: de gasolina y de gasoil (diésel). Los motores diésel queman gasoil (gasóleo) que es una fracción (más pesada que la gasolina) de la destilación de petróleo. Pues bien, esos mismos motores pueden quemar biodiésel, que químicamente es un éster metílico de ácido graso, y puede obtenerse de diferentes aceites (colza, soja, ...) en un proceso industrial no muy complejo.

La cosa parece sencilla:

Tenemos un problema (contaminación y efecto invernadero) y sabemos su origen (petróleo y demás combustibles fósiles). Tenemos una alternativa (biodiésel). Pongámosla en práctica.

Sin embargo, la cosa no es tan sencilla

Por una parte el biodiésel, al igual que otros biocombustibles (bioetanol), se obtiene a partir de recursos agrícolas que pueden ser escasos. Por tanto, pueden alterarse los mercados y provocar desabastecimiento o alzas de precios.

Por otra parte está el tema de la aceptación de los clientes. Actualmente en España hay plantas industriales que producen unas 800.000 toneladas/año de biodiésel a partir de aceites de semillas, grasas animales o aceites residuales. En construcción hay plantas por un volumen cercano a 2.700.000 toneladas/año, y en proyecto por 2.200.000 toneladas/año. ¡¡Sin embargo, el consumo de este biocombustible no despega en España!!. Recientemente la prensa se hacía eco del problema, lo podéis consultar en el siguiente enlace de El País.

( http://www.elpais.com/articulo/sociedad/produccion/biocarburantes/estrella/despegar/elpepusoc/20071228elpepisoc_3/Tes).

El tema del biodiésel es interesante desde muchos puntos de vista. Químicamente es de interés conocer las principales reacciones que tienen lugar en su producción, así como las características de los subproductos obtenidos y las ventajas e inconvenientes del uso de unas u otras materias primas. Tecnológicamente es de interés el conocimiento de las operaciones industriales destinadas al tratamiento de la materia prima o la separación de subproductos. Socialmente es relevante poner de manifiesto algunos aspectos que la producción de biodiésel puede tener sobre los recursos naturales, los mercados de alimentos o la disminución de la contaminación atmosférica.

Por todo ello os animamos a desarrollar esta webquest, cuyo objetivo último es generar conocimiento sobre el tema del biodiésel. De esa manera terminaréis teniendo opinión propia sobre un tema tan importante y, de paso, podréis responder a preguntas como:

¿ES EL BIODIÉSEL EL COMBUSTIBLE DEL FUTURO O SIMPLEMENTE ES UN ENGAÑO MÁS QUE BENEFICIA A UNOS POCOS (A LOS DE SIEMPRE)?

¿EN QUÉ MEDIDA TIENEN FUTURO LOS BIOCOMBUSTIBLES?